REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA
TRIBUNAL PRIMERO DE PRIMERA INSTANCIA DE MEDIACIÓN Y SUSTANCIACIÓN

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

PODER JUDICIAL

Circuito Judicial de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes de la Circunscripción Judicial del Estado Delta Amacuro
Jueza Provisorio del Tribunal Primero de Primera Instancia de Mediación y Sustanciación y para el Régimen Procesal Transitorio de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes de la Circunscripción Judicial de Tucupita Estado Delta Amacuro.
Tucupita, veintidós de febrero de dos mil once
200º y 152º

ASUNTO: YP11-V-2011-000017
Revisadas como han sido las actas que conforman el presente asunto, se desprende que versa sobre un procedimiento contencioso en asunto de Acción Mero Declarativa, interpuesta por la ciudadana María Magdalena Silva Bastidas, en contra del ciudadano Carlos Alberto Mendoza Campos, ambos plenamente identificados en autos, donde se requiere la declaración del concubinato existente entre los referidos ciudadanos.
Ahora bien, la presente acción fue presentada por ante la Unidad de Recepción y Distribución de Documentos de este Circuito Judicial de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes en fecha 02 de febrero de 2011 y admitida en fecha 08 del mismo mes y año, decretándose medidas preventivas relacionadas a las instituciones familiares respecto a las niñas (se omiten los nombres de conformidad con lo establecido en el articulo 65 de la Ley Orgánica para la Protección de Niños, Niñas y Adolescentes) Mendoza Silva, de 09 y 03 años de edad, librándose boleta de notificación al Fiscal 4° del Ministerio Público de esta misma Circunscripción Judicial y al demandado, ciudadano Carlos Alberto Mendoza Campos, plenamente identificado en autos, la cual se materializó en fecha 16 de este mismo mes y año, librándose oficio Nro. JMSEI-226-2011, en fecha 18 del mismo mes y año, dirigido al Director del Instituto Nacional de Salud Agrícola Integral (INSAI), del Estado Delta Amacuro.
En este orden de ideas, debe quien suscribe, realizar las siguientes observaciones relacionadas a la competencia de este Tribunal de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes, pronunciándose en los siguientes términos.

La Ley Orgánica para la Protección de Niños, Niñas y Adolescentes, en su artículo 177 prevé la competencia de los Tribunales de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes, y entre ellos, el literal L del Parágrafo Segundo, el cual establece:

(…) Artículo 177.-Competencia del Tribunal de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes.
El Tribunal de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes es competente en las siguientes materias:
Parágrafo Primero:
(…)L) Liquidación y partición de la comunidad conyugal o de uniones estables de hecho, cuando haya niños, niñas y adolescentes comunes o Bajo Responsabilidad de Crianza y/o Patria Potestad de alguno o alguna de los solicitantes. (…) (Cursivas de quien suscribe).

Así mismo, establece el artículo 453 de la misma Ley Especial, lo siguiente:

Artículo 453.- Competencia por el territorio.
El Tribunal de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes competente para los casos previstos en el artículo 177 de esta Ley es el de la residencia habitual del niño, niña o adolescente para el momento de la presentación de la demanda o solicitud, excepto en los juicios de divorcio o nulidad de matrimonio, en los cuales se aplicará la competencia por territorio establecido en la ley. (Negrillas y cursivas de este Tribunal)


De las normas que preceden, se desprende que la competencia del Tribunal de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes, se circunscribe a la liquidación y partición de la comunidad de uniones estables de hechos, cuando hayan niños, niñas y adolescentes, lo que en contraposición puede interpretarse que la acción mero declarativa que requiere la declaratoria de la existencia de concubinato es el Tribunal de Primera Instancia Civil, por ser una acción meramente civil por no existir los derechos de niños, niñas y adolescentes directamente afectados, en virtud de ser una cualidad que requieren Ciudadanos con plena capacidad jurídica para actuar. Es decir, ninguna de las partes es adolescente, caso en el cual, sí sería competencia de este Tribunal conforme a lo previsto en el literal K del precitado parágrafo segundo del artículo 177 ejusdem.
En este sentido y a los fines de darle sustento a lo alegado por este Tribunal, es importante para quien suscribe lo que ha sentado nuestro Máximo Tribunal de la República en relación a la competencia referente a esta materia.
La Sala Plena del Tribunal Supremo de Justicia en sentencia de fecha 29 de enero de 2010, en Sala Especial Segunda, con ponencia del Magistrado Fernando Ramón Vegas Torrealba, caso Jesica Anakari González Bernal contra José de Los Santos Jiménez Mavares, expediente N° AA10-L-2009-00154; ante un conflicto de competencia planteado en asunto similar al de marras, decidió:

“En el presente caso se planteó un conflicto negativo de competencia para conocer de la acción mero declarativa de reconocimiento de unión concubinaria interpuesta por la ciudadana JESICA ANAKARI GONZÁLEZ BERNAL, quien señaló haber mantenido una unión estable de hecho con el ciudadano JOSÉ DE LOS SANTOS JIMÉNEZ MAVARES, ambos mayores de edad, durante la cual fue procreada una niña.



Al respecto, el Juzgado de Primera Instancia en lo Civil, Mercantil y del Tránsito de la Circunscripción Judicial del estado Zulia, con sede en Cabimas, sostuvo que “….en aplicación a la Resolución dictada en fecha 18 de Marzo de 2.009, por la Sala Plena del Tribunal Supremo de Justicia, se observa entre otras cosas que decide lo siguiente: ‘Artículo 3.- Los Juzgados de Municipio conocerán de forma exclusiva y excluyente de todos los asuntos de jurisdicción voluntaria o no contenciosa en materia civil, mercantil, familia sin que participen niños, niñas y adolescentes, según las reglas ordinarias de la competencia por el territorio, y en cualquier otro de semejante naturaleza.”

Por su parte, el Juzgado Segundo de los municipios Cabimas, Santa Rita y Simón Bolívar de la Circunscripción Judicial del estado Zulia, no aceptó la declinatoria de competencia en este caso por considerar que “…el presente caso versa sobre una de las Materias expresamente asignadas por la Ley especial en la materia, a la jurisdicción de los Tribunales de Protección de los Niños, Niñas y Adolescentes, tal como se desprende del contenido del literal ‘D’, del parágrafo Segundo del Artículo 177 de la Ley orgánica para la protección (sic) del Niño y del Adolescente, vigente para la fecha de interposición de la demanda…”, remitiendo los autos al juzgado con competencia en esa materia.

Y posteriormente, el Tribunal de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes de la Circunscripción Judicial del estado Zulia, extensión Cabimas, Juez Unipersonal N° 1, declinó la competencia, argumentado lo siguiente “…es preciso resaltar que la acción intentada es de carácter mero declarativo, de naturaleza civil, regulada por el Código Civil, ya que ambas partes son mayores de edad, por lo que en ninguna manera el fuero atrayente de la jurisdicción especial de niños, niñas y adolescentes…”.

Al respecto, se observa que en anteriores oportunidades esta Sala Plena se ha pronunciado en torno a la competencia para conocer de acciones mero declarativas de reconocimiento de unión concubinaria. En efecto, en sentencia número 39 de fecha 2 de abril de 2008, publicada en fecha 21 de mayo de 2008, (caso: Gadys Florencio Reino), sostuvo que la acción mero declarativa de reconocimiento de la unión concubinaria, es de naturaleza civil, regulada por el Código Civil, en ese sentido señaló lo siguiente:
“……la regulación contenida en el Parágrafo Segundo del mencionado artículo 177 de la Ley Orgánica para la Protección del Niño y del Adolescente, concretamente en cuanto a los asuntos patrimoniales y del trabajo, atribuye a las Salas de Juicio de los Tribunales de Protección del Niño y del Adolescente (…) el conocimiento y decisión de las demandas incoadas con relación a la administración de los bienes y representación de los hijos, es decir, que será de la competencia de la referida jurisdicción especial toda controversia judicial afín a la materia patrimonial, en la cual estén involucrados derechos o intereses de los niños o adolescentes.

Establecido lo anterior, se observa que dicho análisis no encuadra con el presente caso, toda vez que la pretensión ejercida por el actor, se suscribe a obtener la declaratoria de reconocimiento de la unión concubinaria ‘…para la posterior partición de la comunidad concubinaria…’, lo que no pondría en juego los derechos o intereses de niños y adolescentes alguno. (…omissis…)

En consecuencia, por tratarse la acción mero declarativa de unión concubinaria, de una acción de naturaleza civil, regulada por el Código Civil, en la que las partes son mayores de edad, y no está afectado directamente el derecho o interés de ningún niño o adolescente que haya que salvaguardar, se declara que el tribunal competente para conocer la presente causa es el Juzgado Décimo de Primera Instancia en lo Civil, Mercantil y del Tránsito de la Circunscripción Judicial del Área Metropolitana de Caracas. Así se decide...”

En ese mismo sentido en sentencia número 79, de fecha 10 de julio de 2008 (caso: Mariela Alejandra Trejo), esta Sala sostuvo que “…la naturaleza de la relación jurídica, objeto de la presente controversia, es meramente civil, ya que como se apuntó anteriormente no se afectan directa ni indirectamente los intereses de los niños habidos en la relación concubinaria, por lo que tal jurisdicción es la competente para conocer de la misma, y no la jurisdicción de protección del niño y del adolescente. En consecuencia, el Juzgado competente es el Juzgado Primero de Primera Instancia en lo Civil y Mercantil de la Circunscripción Judicial del Estado Barinas. Así se decide...”

Conforme a lo sentado en las decisiones parcialmente transcritas, la jurisprudencia de esta Sala viene sosteniendo que las acciones mero declarativas de unión concubinaria son de naturaleza EMINENTEMENTE CIVIL, y en tanto y en cuanto, las partes sean mayores de edad y no se involucren los intereses de niños, niñas y adolescentes, aun cuando hayan sido procreados durante esas uniones, la competencia para su conocimiento corresponderá a los TRIBUNALES CIVILES.

Siguiendo esta línea argumental, se observa que en el presente caso corresponde regular la competencia para conocer de una acción mero declarativa de reconocimiento de unión concubinaria, en la que las partes son mayores de edad, y procrearon una niña cuyos intereses no pueden resultar afectados en el presente juicio, por lo que siguiendo el criterio antes expuesto se declara que los tribunales competentes para su conocimiento son los juzgados con competencia en materia civil. Así se declara”.

Como se evidencia de la Jurisprudencia parcialmente transcrita, ha sido claro el criterio sostenido por el Tribunal Supremo de Justicia respecto a las declaraciones de uniones estables de hechos que, por tratarse de asuntos donde no se encuentran directamente involucrados los derechos de niños, niñas y adolescentes, debe ser el Tribunal Civil ordinario quien deba conocer del presente asunto. En el caso sub examine se evidencia que la ciudadana María Magdalena Silva Bastidas, interpone acción mero declarativa donde el objetivo principal es que sea declarada o no la existencia de una unión estable de concubinato junto al ciudadano Carlos Alberto Mendoza Campos, plenamente identificado en auto, quienes han procreado en común dos niñas que llevan por nombres: (se omiten los nombres de conformidad con lo establecido en el articulo 65 de la Ley Orgánica para la Protección de Niños, Niñas y Adolescentes) Mendoza Silva, cuyos derechos no se encuentran directamente involucrados a la causa principal que persigue la declaratoria de una unión concubinaria lo que comprende una materia eminentemente civil y no atribuida a la competencia especial de protección de niños, niñas y adolescentes, de manera que, este Tribunal Primero de Primera Instancia de Mediación, Sustanciación, Ejecución y para el Régimen Procesal Transitorio, de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes, de la Circunscripción Judicial del Estado Delta Amacuro, administrando justicia en nombre de la República Bolivariana de Venezuela y por Autoridad de la Ley, se Declara Incompetente en razón de la Materia para seguir conociendo de la presente solicitud de Acción Declarativa de Concubinato, solicitado por la ciudadana María Magdalena Silva Bastidas, venezolana, mayor de edad, titular de cédula de identidad No. V-7.255.003, en contra del ciudadano Carlos Alberto Mendoza Marcano, venezolano, mayor de edad, titular de la cédula de identidad No. V-11.214.552, y señala como Tribunal competente al Juzgado de Primera Instancia en lo Civil, Mercantil, Agrario, Transito y Bancario de la Circunscripción Judicial del Estado Delta Amacuro, a quien se ordena remitir las presentes actas junto con oficio una vez cumplido con el plazo de cinco (05) días establecido en el articulo 69 del Código de Procedimiento Civil. Así Se Decide.
En relación a las medidas preventivas decretadas por este Tribunal mediante auto de fecha 08 de febrero de 2011, se acuerda suspenderlas y remitir oficio a la Dirección de Instituto Nacional de Salud Agrícola Integral (INSAI) del estado Delta Amacuro, dejando sin efecto el Oficio N° JMSEI-226-2011..-
Publíquese y Regístrese. Dada, firmada y sellada en el Tribunal Primero de Primera Instancia de Mediación, Sustanciación, Ejecución y para el Régimen Procesal Transitorio, de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes, de la Circunscripción Judicial del Estado Delta Amacuro, a los veintidós (22) días del mes de febrero de 2011, Años: 200° de la Independencia y 152° de la Federación.-
La Jueza Provisoria,


Abg. Vilma Martorelli
El Secretario





Hora de Emisión: 9:01 AM
Asistente que realizo la actuación: V.M.